30 - 07 - 2014

Sierra Salvada

Introducción al Karst de Monte Santiago y Sierra Salvada

INTRODUCCIÓN AL KARST DE MONTE SANTIAGO Y SIERRA SALVADA

INDICE TEMÁTICO

  • GEOGRAFÍA, OROGRAFÍA E HIDROGRAFÍA
  • GEOMORFOLOGÍA, ESTRATIGRAFÍA Y TECTÓNICA.
  • EXOKARST




 

 

 

 


GEOGRAFÍA, OROGRAFÍA E HIDROGRAFÍA

Sierra SalvadaMonte Santiago, Sierra Salvada y Sierra de la Carbonilla forman parte de las estribaciones meridionales de la Cordillera Cantábrica, localizándose al NE de la provincia de Burgos, dentro de la Comarca de Las Merindades, y más concretamente en los actuales municipios burgaleses de Berberana, Junta de Villalba de Losa, Valle de Losa y Valle de Mena. A la provincia de Álava y al enclave vizcaíno de Orduña pertenece el sector más elevado de Sierra Salvada, así como los valles septentrionales del NE.

Las máximas elevaciones se localizan en el borde de los escarpes septentrionales. De W a E se suceden las cumbres de Castro Grande (1.094), Gurdieta (1.105), Paredes (1.047), Alto de Moscardero (1.116), Peña del Aro (1.126), Eskutxi (1.180), Unguino (1.105), El Somo (1.172), Tologorri (1.068), Orduña (1.039), Txarlazo (926), Esquina Rubén (944), Ramalejo (1.004) y Peña Alta (1.110), estos dos últimos ya en las estribaciones de la Sierra de Arkamo, lejos de los escarpes. La mayoría de las cumbres adoptan una característica figura de "espolón", adentrándose hacia el N.

Monte SantiagoLa alineación de pueblos que bordean septentrionalmente el talud se localizan, por término medio, a cotas que oscilan entre los 400 y 500 metros, si bien los más orientales -Tertanga y Délika- se localizan a tan sólo 340 metros, en la ribera del arroyo de Tertanga y del río Nervión. La depresión meridional que bordea la zona, el Valle de Losa, se abre entre los 600 y 700 metros, siendo sus puntos más bajos los cauces de los ríos Jerea (635) y Omecillo (600), en los extremos SW y SE de la misma.

En la zona discurre la divisoria de vertientes entre la cantábrica y la mediterránea; los ríos Jerea y Omecillo, que se originan en pleno corazón de nuestros macizos son tributarios del Ebro, mientras que el Nervión y, algo más al W, el Cadagua vierten sus aguas al Cantábrico.



GEOMORFOLOGÍA, ESTRATIGRAFÍA Y TECTÓNICA

 

Diapiro de Orduña. TertangaLa región que describimos está estructuralmente conformada por una tectónica de revestimiento en la que la cobertura mesozoica ha seguido las deformaciones del zócalo herciniano, cuyos materiales paleozoicos no afloran pero constituyen el sustrato. Nuestros macizos se encuentran en la zona de enlace de dos grandes estructuras tectónicas: el Anticlinal de Bilbao y el Sinclinal de Villarcayo. Dos fenómenos locales sobresalen en los rasgos estructurales de la región: las emersiones diapíricas y el relieve de cuestas.

En una franja de 50 x 20 km., pueden observarse cinco emersiones diapíricas de grandes proporciones, dando la impresión de estar asociadas con las líneas tectónicas regionales. Por una parte, los diapiros de Mena, Orduña y Murguía, parecen estar alineados en un eje NW-SE, mientras que los de Rosío y Añana se alinean paralelamente, tan sólo 20 km. al SW de los anteriores. Los tres primeros afectan claramente a los macizos calcáreos coniacienses, al bordearlos septentrionalmente. El de Mena, el mayor de todos, provocó el levantamiento de los Montes de la Peña hasta casi la Diapiro de Orduña. Délicavertical, en su extremo occidental, originando una densa red de fracturas radiales que afecta a la Sierra de la Carbonilla. El Diapiro de Orduña sería el causante del sistema de fracturas W-E que afecta toda la Sierra Salvada, desde Tertanga hasta Baró, y que parece enlazar, en su extremo occidental, con la red de fracturas de la Sierra de la Carbonilla.

La principal característica morfológica de toda la región es su relieve de cuestas. En conjunto presenta una estructura monoclinal, con la vertiente septentrional muy abrupta, labrada en las margas y calizas arcillosas del Turoniense y Coniaciense Inferior, que también conforman todo el talud. El frente y el reverso de la cuesta lo constituyen las calizas intensamente karstificadas del Coniaciense Medio-Superior, mientras que la depresión ortoclinal de La Losa, excavada sobre otro paquete de margas y calizas arcillosas del Santoniense, delimita meridionalmente a la cuesta.



EXOKARST

Cascada de DélicaEl modelado kárstico de la zona también se ha visto favorecido por su particular orografía, cuya brusca elevación sobre las depresiones diapíricas de Mena y Orduña, fuerza el repentino ascenso de las masas de aire procedentes del Cantábrico hacia niveles más fríos, con el consiguiente aumento de precipitaciones. El hecho de que los desniveles sean mucho más moderados para los valles meridionales de vertiente mediterránea, que para los septentrionales de vertiente cantábrica, ha provocado una intensa erosión remontante en ésta última, destacando el Cañón del Nervión, y espectaculares capturas de cuenca, entre las que destaca la de San Miguel el Viejo, debido al retroceso del cortado. Entre las capturas subterráneas de cuenca debemos citar la del Sistema de Pozalagua, uno de los ejemplos más significativos de toda la divisoria de cuencas.

Dentro de las formas exokársticas merecen destacarse, por su espectacularidad, las grandes depresiones de El Hoyo (Lloréngoz) y de Monte Santiago (Berberana). La primera es una espectacular llanada de más de un kilómetro longitudinal y 500 m de anchura en la que se origina el Sistema de Pozalagua.

En Monte Santiago destacan las depresiones de Las Paúles (400 x 150 m), directamente relacionada con el Complejo Kárstico de Monte Santiago, Larrasquito (300 x 200 m), muy próxima a las surgencias de Ojo Lezea y Tortatela, y Hoyo Biguri (150 x 100 m). Ya en dirección a Peña Alta se localiza la zona deprimida conocida como Alto de los Hoyos de Murgueña, cuya toponimia ya alude al origen del fenómeno, a partir de la coalescencia de varias dolinas.

La zona de Gurdieta, en la Sierra de la Carbonilla, debemos citarla, una vez más, por las grandes depresiones que la caracterizan, a menudo salpicadas de grandes dolinas, lapiaces y cruzadas por las ya descritas "callejas". En la Sierra Salvada alavesa también existen depresiones con tamaños considerables, a menudo con diferentes simas abiertas en su interior.

Depesión de Monte  SantiagoLas líneas de fractura también se adivinan en las alineaciones de dolinas, a menudo de paredes escarpadas debido a hundimientos, con diámetros y profundidades de varias decenas de metros, que llegan a ser espectaculares en Gurdieta y Castro Grande. También se evidencian en sus kilométricas "callejas" que, en ocasiones, han provocado el hundimiento de grandes conductos corticales. También son significativas las alineaciones localizadas en el sector alavés de Sierra Salvada, en Peña Orduña y en Monte Santiago. En Pozalagua y Monte Santiago son más características las dolinas de disolución, con paredes más suaves y con formas en embudo.

La mayor parte del karst que estudiamos todavía conserva una cobertera edáfica, por lo que los afloramientos de la caliza son limitados y las zonas con lapiaz desnudo son reducidas. En consecuencia, el lapiaz más extendido es el redondeado, visible tan sólo en las zonas donde el suelo está desmantelándose. Los sectores con lapiaz desnudo proporcionan el característico lapiaz de diaclasas, localizándose principalmente en Peña Alta, NE de Múrita, Trebejo, Puerto de Angulo y Gurdieta en lo referente al territorio burgalés y en Eskutxi, Peña del Aro y Portillo del Abate en territorio alavés.